viernes, 27 de noviembre de 2015

Memoria litúrgica de los Mártires Oblatos


28 Noviembre 
memoria de los 23 Mártires Oblatos de Pozuelo
 beatificados en Madrid el 17 de diciembre de 2011.

 “Siempre me han conmovido hasta lo más hondo los relatos de martirio. Siempre, al leerlos, un secreto deseo me asalta de correr la misma suerte. Ése sería el mejor sacerdocio al que podríamos aspirar todos los cristianos: ofrecer cada cual a Dios el propio cuerpo y sangre en holocausto por la fe. ¡Qué dicha sería la de morir mártir!”
De de una carta que Gregorio Escobar  escribió a su familia, mientras se preparaba para la ordenación sacerdotal.

Aquí abajo se puede hallar la  Liturgia en español.

Para otros idiomas, consultar al P. Joaquín   jmartínezomi@gmail.com

lunes, 16 de noviembre de 2015

Se recuerda al P. Esteban...


El Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, presidió ayer domingo (15.11.2015), en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos, la Santa Misa con ocasión del Día de la Iglesia Diocesana, la Clausura del Año Diocesano de la Caridad y el LXXIX Aniversario del Martirio de 134 Beatos.
Durante la homilía Mons. Reig explicó que «unidos a los Santos Niños Justo y Pastor, a San Félix de Alcalá martirizado en Córdoba en el siglo IX, los mártires de Paracuellos son el mejor regalo que nos hizo San Juan Pablo II [cuando restauró en 1991 la Diócesis Complutense], poniendo en evidencia la vocación martirial de nuestra querida Diócesis de Alcalá de Henares».
Como testimonio de ello, el Obispo recordó las palabras que pronunció antes de ser martirizado el Beato Francisco Esteban Lacal, de 48 años, Provincial de los Oblatos: «Sabemos que nos matáis por católicos y religiosos: lo somos. Tanto yo como mis compañeros os perdonamos de todo corazón. ¡Viva Cristo Rey!».

viernes, 23 de octubre de 2015

Boletín de los Mártires Oblatos, nº 27



Ante la proximidad de la fiesta de los Mártires Oblatos de España, que se celebra el 28 de Noviembre, se ha entregado a la imprenta un nuevo número del Boletín. Adelantamos aquí, abajo, un resumen del mismo. Esta publicación se envía impresa y gratuitamente a todos los “Amigos de los Mártires Oblatos”. Si aún no te llega y quieres recibirla, hacerlo saber a la Casa Martirial, Avenida Juan Pablo II nº 45, 28224 Pozuelo (Madrid). Teléf. 91.352 34 16.

28 de Noviembre memoria litúrgica
de los Mártires Oblatos de España
Este es el día señalado por la Santa Sede para celebrar la fiesta de nuestros Mártires


Oremos


Dios todopoderoso y eterno, que al beato Francisco Esteban y a sus Compañeros les has concedido la gloriosa victoria del martirio mediante la oblación cruenta, haz que también nosotros,  por sus méritos e intercesión, podamos dar testimonio ante el mundo de quién es Jesucristo.  Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. R/.  Amén.

Mártires Oblatos de Laos: seis en uno





AVISO. -Ante la inminente beatificación de los Mártires de Laos, he elaborado un pequeño libro, 120 páginas, con las biografías de los Mártires Oblatos, titulado: SEMBLANZAS de los Seis Misioneros Oblatos martirizados en Laos, HEROICOS TESTIGOS DE LA FE. En un solo opúsculo se recoge lo que se he venido publicando hasta aquí en este mismo Blog. Si alguien se interesa, puedo facilitarle el archivo o file; para ello, necesito su email. También se podría enviar  ya impreso (10 € más gastos de envío); aunque resultaría más caro y,  para mí, más complicado.



viernes, 9 de octubre de 2015

Laos, José Boissel, 6º Mártir OMI



El hombre « que estornudaba fuerte » 
El Padre  José Boissel, o.m.i. 
(1909 – 1969)
                       Testigo de Jesucristo en Laos,                
asesinado a causa de la fe el 5 julio de 1969 en Hat I-et


Lo que sigue nos lo cuenta una seglar, Misionera Oblata de María Inmaculada, que viajaba con él P. Boissel:
« Dos o tres kilómetros antes de llegar al pueblo, en una curva del camino, yo oí una ráfaga de arma de fuego dirigida contra nosotros. Se reventaron los neumáticos y yo fui herida en la mano. Vi agitarse una bandera roja en el bosque a orillas del camino. Una segunda ráfaga y Teresa fue alcanzada en la cabeza; como yo soy más pequeña esas balas no me tocaron. Los disparos venían por la izquierda, del lado del conductor.
El P. Boissel fue herido en la cabeza. El jeep cayó al barranco, dio una vuelta sobre nosotros y se incendió. Las gafas del Padre se rompieron; él murió en el acto… Los tres estábamos completamente cubiertos de sangre
Yo vi tres jóvenes soldados vietnamitas que dieron tres vueltas alrededor del vehículo. Decían: “¡Los matamos!”  “¡Quememos el vehículo y sus ocupantes!”  Se retiraron y lanzaron una granada contra el coche ».

sábado, 26 de septiembre de 2015

Juan Wauthier, 5º Mártir Oblato de Laos


El Padre Juan Wauthier, o.m.i. 
(1926 – 1967)
Mártir de la caridad en Laos,
murió por la fe el 16 de diciembre de 1967 en Ban Na 

“El misionero es el hombre de la caridad: para poder anunciar a cada uno  Dios lo ama y que él mismo puede amar, tiene que dar pruebas de caridad hacia todos, entregando su vida por el prójimo” (Juan Pablo II, Encíclica  Redemptoris Missio, n° 89). 
Este es el mejor resumen de la vida del P. Juan Wauthier, Oblato de María Inmaculada.
Había ido a pasar dos días con los catecúmenos del pequeño pueblo de Ban Ban. A 800 metros de allí había un pequeño puesto militar. Los que querían quitarle la vida simularon un ataque de la guerrilla. Inmediatamente salió del poblado, porque en esa región en guerra permanente, siempre había que estar prontos para huir a la selva. Toma consigo a los dos niños que vivían con él y a tres catecúmenos, y los pone al seguro en una hondonada, recomendándoles: “No os mováis, no tengáis miedo, rezad”, les dijo. Él se aleja para darse cuenta de la situación y camina un poco rezando el rosario. Los muchachos oyeron: “Matad al Padre”. Se oyó un disparo. Herido al cuello, el misionero suplica a sus agresores, agazapados detrás de un seto: “¿Por qué me disparáis? ¡Parad! ¡Me duele mucho!” “¡Cállate!”, le contestan, y se reanuda el tiroteo. Recibe tres balas en todo el pecho, y se desploma. Los muchachos huyen aterrados.
El P. Juan Wauthier acaba de dar su vida para que el Evangelio sea fecundo en Laos.
Sigue...

jueves, 3 de septiembre de 2015

Vicente L'Hénoret, 4º Mártir Oblato de Laos



Un Bretón entre los Thaï Deng

El Padre Vicente L’Hénoret, o.m.i.
(1921 – 1961)
Testigo de Jesucristo en Laos
 asesinado por la fe el 11 de mayo de 1961 en Ban Ban, Laos

 El jueves 11 de mayo de 1961por la mañana le vieron salir de Na Thom en bicicleta a las 7, como había dicho a sus parroquianos. Poco después, entre Ban Na Thom y Ban Faï (ບ້ານຝາ), le echaron el alto tres hombres vestidos con el uniforme de la guerrilla. Una campesina que estaba trabajando en el campo, fue testigo de la primera parte de la escena: el Padre sacó un papel, el salvoconducto sin duda. Eso pareció bastar a los militares , pues el Padre se montó de nuevo en su bici y reanudó el camino.
La campesina no vio la secuencia, pero oyó poco después unos disparos; no el dio importancia al hecho, porque eso se había convertido en normal. Sin embargo, al volver al pueblo vio la bicicleta, después entrevió un cuerpo apenas disimulado  en una zanja. Llena de miedo, no se atrevió a decir ni a hacer nada por el momento. Al día siguiente, un grupo de aldeanos fueron a ese lugar. A unos 1500 metros del pueblo vieron un charco de sangre en medio del camino y encontraron el cuerpo del Padre que había sido arrojado en una zanja más lejos en el bosque. Asustados, tan sólo lo cubrieron con un poco de tierra y ramaje. El sábado fueron en busca del P. Khamphanh, y con él procedieron a darle digna sepultura pero de prisa, sin diferir porque todos eran conscientes del peligro. Colocaron una cruz sobre la tumba.
Nunca se dio una explicación de este asesinato. Las autoridades militares presentes en la región optaron por negarlo pura y simplemente; incluso sus aliados neutrales no tuvieron el valor de reconocer los hechos, menos aún de imputarlos a los autores.
Según un testigo, que posteriormente vivió algunos años en Na Thoum, los nuevos amos derribaron la iglesia y prohibieron a los cristianos toda reunión. Las generaciones jóvenes ya no pudieron ser catequistas; no conoce más que la escuela y la propaganda, y ya no saben qué es la religión cristiana.
Los motivos del asesinato
A propósito  de la muerte de Vicente, se ha buscado saber cuál fue el motivo de su muerte: ¿se quería eliminar con él lo que quedaba de la presencia francesa en la región?
Para los testigos que vivían en aquel lugar en la época, hay ninguna duda: estaba claro que era el sacerdote y no el extranjero lo que querían eliminar. En este sentido, después de más de 40 años, el Padre Khamphanh sigue sosteniendo eso mismo: Vicente encontró la muerte de ese modo porque era un sacerdote católico. Es a él a quien acechaban, es a él a quien tendieron la emboscada. Esto lo ha confirmado Mons. Louis-Marie Ling, obispo de Paksé, que conoció personalmente a Vicente durante la infancia y que conoce bien la región de Ban Ban: “Yo creo que ha sido asesinado por odio a la religión y, especialmente, a la religión católica.”
Cuando murió Vicente L’Hénoret, Sor Jeanne Vicent estaba en el convento. Ella relata lo que ha dicho después aquella a la que ella su abuela –una familiar que la ha criado:
Los soldados que le dispararon eran mercenarios, que había sido pagados (por los nuevos amos de la región) para hacer eso. Los hombres que mataron al Padre hablaban vietnamita entre ellos, al igual que los otros militares. A esa gente no le agradaban los sacerdotes franceses.
El Padre Khamphanh vino después y dormía en la casa del Padre Vicente. Los militares dijeron: “Ese no tiene miedo… ¿Es que quiere morir como su hermano mayor?” Eso lo oyó el cocinero, y la gente comprendió claramente que era una amenaza. Entonces el Padre Khamphanh tuvo que irse, ya no pudo dormir más en la casa. No mataron al Padre Vicente porque era un francés, sino porque no les agradaba la religión,  y aún menos los sacerdotes. Estoy segura de esto: si no, ¿por qué amenazaron  también al Padre Khamphanh (que era laosiano)?
Para saber más, ver el enlace (link) siguiente:
http://joaquinmartinezomi.blogspot.it/2015/09/un-breton-entrelos-thai-deng-el-padre.html


El Misionero Mártir ante su "iglesia-catedral" de Ban Ban, Laos


sábado, 29 de agosto de 2015

Miguel Coquelet, 3er. Mártir Oblato de Laos


¿Qué espíritu animaba a los Misioneros Oblatos?
 “Sabían que, al quedarse en Laos, dada la situación y el odio de la guerrilla contra la Iglesia, corrían el riesgo de ser asesinados. Conscientes de esa eventualidad, jamás, subrayo el jamás, dijeron ellos que aceptarían de buen grado abandonar  la misión.
Cada uno de ellos dejaba ver claramente que, por el Evangelio en ese país, ellos se entregaban por entero, que compartían plenamente  los sufrimientos y la miseria de la gente. La Iglesia nace de la Cruz y de sacrificio. Esto vale también para la Iglesia en país de misión”. (Mons. Alejandro Sataccioli o.m.i. Obispo emérito, Vicario Apostólico de Louang Prabang)
         "Mi padre estaba gravemente herido en una pierna; la guerrilla le había disparado. Llamamos al Pedre Coquelet, que vino para curarlo. En mi pueblo no había ni iglesia ni residencia para el sacerdote; así pues se hospedó en nuestra casa y quedó allí algunos días. Pero la herida era muy grave y mi padre tuvo que ser operado después en Phonsavane.  Mientras estaba en nuestra casa vino a llamarlo el catequista de Houey Nhèng: otro enfermo lo necesitaba con urgencia. Inmediatamente el Padre Coquelet agarró su bici para ir a su casa. Dos o tres días más tarde vinieron de  Houey Nhèng, insistiendo que tenían verdadera necesidad de él con toda urgencia. ¡Así pues salió de nuestra casa pero no llegó allá! La gente de mi pueblo comenzaron a buscarlo por todas partes, sin encontrar rastro. Después alguien declaró que había visto unos milicianos que agarraron su bici y la cargaron en un camión militar. Excavando en el lugar indicado, Boun Ma golpeó  la cabeza del Padre con la azada". (Testimonio para el proceso de la Causa de canonización)


El P. Coquelet en bici o con su pequeño caballo, 
visita las aldeas, cura a los enfermos... 
acude a todo grito de auxilio



Luis Leroy, 2º Mártir Oblato de Laos


     
Luis Leroy, 2º Mártir Oblato de Laos

El sábado 15 de abril de 1961, sobre las 17 horas, tropas de la guerrilla entraron en Ban Pha, después de dos o tres días de combate en los alrededores y disparos de artillería. El domingo (2º domingo de Pascua) y el lunes reinó la calma. Los militares recorrían el poblado, y los agentes políticos comenzaron con su propaganda y hacían muchas preguntas respecto al Padre: “¿Tiene relación con los americanos?  ¿Ha ayudado al partido de la derecha, los hmongs?  ¿Hace informes? ¿No tiene una emisora de radio, armas?  Algunos van a echar una ojeada curiosa por la misión, intercambian algunas palabras con el Padre.
El martes 18 de abril por la mañana el Padre Leroy celebra la misa y desayuna, como de costumbre. Hacia las 9.30 unos soldados rodean la misión. Dar órdenes a Anna, la vecina, de llamar al Padre. Ella está en la capilla. Ella sale y va a encontrarse con los jefes, a la puerta de la cerca. Le dicen que han recibido por radio una orden para el Padre para que regrese al centro de la Misión en Xieng Khouang. El Padre responde que él no quiero abandonar a sus cristianos, porque está solo él a Ban Pha para ocuparse de ellos, mientras de en Xieng Khouang ya hay varios Padres.
Entonces le dicen que les entregue el revólver. Responde que no lo tiene y que nunca lo ha tenido, es sacerdote. Quieren cachearlo, él se quita la sotana y la camisa sin hacerse de rogar. En el bolsillo le encuentra el rosario y el pañuelo, es todo. Se reviste y entra en su casa escoltado por dos soldados, quienes revuelven rápidamente la habitación en busca del famoso revólver; entre ellos hablan en vietnamita. Anna se pregunta si el llamado revólver no será la cruz oblata que el Padre lleva en la faja… Finalmente los soldados se retiran con algunas palabras de cortesía.  El Padre entra en la capilla para rezar y le dice a Anna que también ella rece mucho.
No había pasado media hora (11.30) cuando un numeroso grupo de la guerrilla vuelve a casa del Padre Leroy. A los pocos instantes Anna, que está en su propia casa preparando la comida, vio salir a todo el mundo. El Padre cerró puerta y ventanas, mete la llave en el bolsillo y parte delante de cinco o seis soldados: la cabeza descubierta y los pies descalzos, la cruz en la cintura, el breviario bajo el brazo. Al pasar por delante de la casa de Anna, le responde a una pregunta que ella le hace: “Voy a ver al comandante, que me lo ordena”.  Otros soldados se quedan ante la casa y prohíben la entrada.
Hacia las 14 horas vuelven algunos soldados; tienen la llave y responden a Anna que les pregunta dónde está el Padre: “Se fue  Xieng Khouang; venimos a hacer el inventario poner en orden sus cosas.”
Al anochecer, hacia las 20 horas, reúnen la gente del pueblo para una Khosana – una sesión de propaganda. “El Padre no ha sido ejecutado, por más que sea un espía y un traidor. Es malo. Lo llevaron a Xieng Khouang; más tarde vendrá otro, mejor, a remplazarlo.”
Dos o tres días después, el pillaje total de la misión por parte de los soldados de la guerrilla: destruyen las imágenes, queman todo aquello que no pueden llevarse.
El día de la captura del Padre Roy una mujer de Ban Pha Teu vio pasar al Padre, rodeado de soldados, por el arrozal vecino al pueblo. Poco después oyó varios disparos y pensó que habían matado al Padre no lejos del bosque. Por la tarde, un grupo de mujeres del mismo pueblo, yendo a buscar leña para el fuego, se toparon con soldados que las echaron atrás. Ellas, aterrorizadas,  regresaron a casa a toda prisa. Pocos días después descubrieron en el bosque, en el mismo lugar, una tumba reciente, a la que quisieron darle un aspecto de antigua cubriéndola con ramas y hojas secas por encima. Se comenta que el Padre está enterrado allí, y ya nadie se atreve a acercarse.
Escrito por el P. Roland Jacques, traducción de Joaquín Martínez Vega.

El P. Leroy en gira apostólica

miércoles, 26 de agosto de 2015

Mario Borzaga, primer Mártir Oblato de Laos



Comenzamos una serie de semblanzas de los Mártires Oblatos de Laos. Irán apareciendo, por orden cronológico de su martirio, en la medida que avance la traducción en español. Hoy toca el turno al 1º: el Siervo de Dios y pronto Beato Mario Borzaga

martes, 25 de agosto de 2015

Protomártires de Laos


LOS PRIMEROS TESTIGOS DE LA IGLESIA DE LAOS
LOS MISIONEROS OBLATOS DE MARIA INMACULADA
Y SUS COMPAÑEROS LAOSIANOS

Ante la inminencia de la beatificación de estos 17 Protomártires de Laos, el P. Roland Jacques, o.m.i., Postulador de la Causa, ha publicado unas semblanzas (“Notas biográficas”) de cada uno de ellos. Las iré traduciendo, al menos las de los 6 Oblatos, y las iré publicando por entregas.
En este primer capítulo, van los nombres, fecha y lugar de nacimiento y lugar y fecha del martirio de todos y cada uno de los 17. Me tomo la libertad de resaltar en rojo los OMI.  Pincha y verás:

martes, 4 de agosto de 2015

Boletín nº 26



El último número del Boletín de los Mártires Oblatos (nº 26, mayo-junio 2015), salió de imprenta ya hace un par de meses. Sin embargo, por algunos imprevistos, aún sigue bloqueado en la Casa Martirial de Pozuelo, que se encarga de su expedición. La intención era que hubiese llegado a manos de los suscriptores (como me llegó a mí a Roma) antes de las vacaciones veraniegas. Espero les llegue antes de septiembre.
Para los legítimamente impacientes adelantamos aquí su contenido, en el cual pueden ver el icono de Los Mártires del Siglo XX en una iglesia de Madrid: 
http://martiresomimadrid.blogspot.it/2015/04/algunos-martires-de-madrid-suben-un.html y la última entrega de El Calvario del Escolasticado de Pozuelo, relato martirial de primera clase y testimonio vivencial del P. Delfín Monje Cuevas, OMI, quien, excepto la muerte cruenta, vivió en primera persona todo el largo Viacrucis de nuestro Mártires. Se puede leer TODO en este Blog pinchando en la cabecera P.Monje.

Existe un folleto impreso. Se puede pedir a la Casa Martirial de Pozuelo, Avenida Juan Pablo II 45 (calle Mártires Oblatos 4), 28224 Pozuelo, Madrid. Teléf. 91 352 34 16. Se lo enviarán gratis.

Texto del Boletín nº 26, hacer clic quí, en Más información:

lunes, 3 de agosto de 2015

Villaverde celebra a sus Mártires



CELEBRACIÓN DE LA FIESTA DE LOS BEATOS MÁRTIRES 
JUSTO GONZÁLEZ Y PASCUAL ALÁEZ




Un año más, el último domingo de julio, se  ha celebrado  la fiesta del “dies natalis” de nuestros beatos mártires Justo y Pascual en Villaverde de Arcayos (León), su pueblo natal.  Su martirio, como es bien sabido, ocurrió el 24 de julio de 1936, en las primeras horas de la madrugada, a los dos días de haber sido detenidos y retenidos en lo que era el seminario mayor de los Oblatos en Pozuelo de Alarcón con sus superiores, profesores y compañeros, junto con un padre de familia.
El acto consistió en la “Misa de los Mártires”, celebrada a la misma hora de la misa parroquial. Asistieron unas 120 personas. Presidió un año más el P. Aladino Garmón omi y le acompañó un padre agustino del Colegio Valdeluz de Madrid.  En la homilía el  P. Aladino “resaltó la fe de nuestros beatos;  una fe confesada y rubricada con su martirio. Y una misma fe de los que fueron feligreses de este pueblo y ya descansan en el Señor. Ellos, tantos y tantas, también han confesado y rubricado su fe con una vida cristiana sencilla y sincera. Una  fe,  igualmente, a la que todos estamos invitados a vivir y confesar con nuestra vida. Que nuestros mártires nos ayuden.
Al final de la Eucaristía el P. Aladino animó a tener un recuerdo “comunitario” de nuestros Mártires cada último domingo de mes;  por ejemplo, cantando el himno a nuestros beatos al final de la Misa, o rezando la oración que solemos rezarles, o simplemente un  Padre nuestro con la invocación “Mártires de Cristo Justo y Pascual, rogad por nosotros”.
Como acto final, puesta en pie toda la asamblea, rezamos juntos la oración a nuestros Mártires y todos cantamos el himno : “Honor y victoria…ya se oye en los cielos cantos de victoria, los nombres benditos de Justo y Pascual…”.  
Alguna de los asistentes confesó: ¡Que se había emocionado…!                                     


martes, 2 de junio de 2015

Otros 6 Mártires Oblatos a los altares



Otra beatificación a la vista
 Seis nuevos mártires Oblatos


Las Causas de los 17 Protomártires de Laos, que se han presentado como dos causas diferenciadas (1ª de Mario Borzaga con su Catequista y 2ª la de los otros15), tras minucioso estudio, han sido aprobadas por elcongreso de  Consultores teólogos y la congregación de Cardenales y Obispos. El papa Francisco ya ha firmado el Decreto de beatificación de la 1ª Causa (Mario y Catequista), y firmará en breve la 2ª de los 15 Mártires restantes. Ahora falta fijar la fecha, el lugar y el modo de la celebración para la Beatificación, decisión nada fácil debido a la  complicada situación político-social de Laos. Esperamos que pronto se despeje esta incógnita.

Las dos Causas han sido iniciadas y promovidas por los Misioneros Oblatos, pues, entre esos 17 Mártires, 6 son Oblatos (en la foto, de izda. a dcha): Jean Wauthier, Louis Leroy, Michel Conquelet, Vincent L’Hénoret, Joseph Boisel y Mario Bozaga. El P. Mario Borzaga es italiano, de Trento. Los otros cinco Oblatos son todos franceses.
Merecen público reconocimiento, por la ardua labor de investigación y promoción, los dos Vicepostuladores de ambas Causas: el P. Angelo Pelis para la Causa de Mario y su Catequista Pablo Thoj Xyooj,  y el P.Roland Jacques para la de los 15 restantes

jueves, 28 de mayo de 2015

Caballero, extremeño, mártir oblato



Juan José Caballero, soldado en África, 
amigo de los pobres, ancianos y niños.

Desde Extremadura, tierra de conquistadores y de María Santísima, la de Guadalupe, traemos aquí un nuevo testimonio de un entusiasta de nuestros Mártires y familiar de uno de ellos. Se trata de Florencio Caballero Álvarez, 59 años, casado y profesor, nació y reside en  Fuenlabrada de los Montes (Badajoz), testifica sobre lo que ha visto y oído sobre su tío Juan José Caballero Rodríguez. Tiene conocimiento directo especialmente sobre su infancia y adolescencia. Sigue...

martes, 28 de abril de 2015

Hacinas, pueblo de misioneros y mártires



Cabalgamos con el Cid Campeador por tierras de Castilla la Vieja, como la llamábamos antes, hacia el histórico y milenario monasterio de Santo Domingo de Silos. A pocos kilómetros de él se yergue el no menos histórico pueblo de Hacinas, cuyo nombre evoca batallas y muertos “hacinados”. Eran otros tiempos. Después se implantó sólidamente el cristianismo y ha sido la cuna de misioneros y mártires. De uno de éstos queremos hablar hoy: Daniel Gómez Lucas, primo por ambas partes de dos ilustres Misioneros Oblatos: el P. Simeón Gómez y Mons. Sinforiano Lucas. Su hermano Lucinio, secretario de ayuntamiento y procurador, que asistió a la beatificación de los Mártires Oblatos en la catedral de Madrid  y llevó la palma de su hermano, nos trasmite el testimonio de sus propias vivencias y las referencias de sus padres y primos.

domingo, 19 de abril de 2015

Se nos fue un gran amigo de los Mártires Oblatos

Chicago, archidiócesis con más de 6 millones de habitantes,  2.500.000 católicos.
Aquí nació y murió el Cardenal Francis George o.m.i.

El Cardenal Francis Eugene GEORGE, O.M.I., tras cuatro años de lucha contra el cáncer, entregó su alma a Dios el viernes 17 de abril de 2015 en Chicago, archidiócesis que rigió durante hasta su jubilación y donde había nacido hacía 78 años. Oblato de verdad, “apasionado por Jesucristo e incondicional de la Iglesia”, como San Eugenio de Mazenod, fue Vicario General de nuestra Congregación, a la que siguió amando también cuando le confiaron el servicio pastoral, sucesivamente, de tres diversas diócesis en Estados Unidos y cuando asumió la tremenda responsabilidad de Presidente nacional de la Conferencia Episcopal Estadunidense: http://joaquinmartinezomi.blogspot.it/2015/04/fallecio-un-oblato-ilustre.html#more

Personalmente quiero agradecerle de corazón su gran interés por la Causa de los Mártires Oblatos de España y por su intervención ante la Santa Sede para acelerar la Beatificación de los mismos. Se le invitó a participar en esa celebración y nos aseguró que hubiera asistido con sumo gusto, si otros serios compromisos previos no se lo hubieran impedido. Querido hermano y amigo Francis, muchas gracias por ello. Deseo y pido al Señor que ya estés gozando con ellos en el Cielo. 
Joaquín Martínez Vega, o.m.i.

miércoles, 1 de abril de 2015

Mártires de Madrid suben a un altar



 Fco. Esteben y C. Castán, señalados con una flecha


Los Mártires del S. XX en Madrid van a tener un lugar de honor el corazón de la Capital del Reino, en la iglesia de las Religiosas Calatravas de la calle Alcalá. El domingo 12 de abril, solemnidad de la Divina Misericordia, será bendecido por Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de la Archidiócesis y ex Secretario de la CEE, el icono que representa a  medio centenar de los 402 Santos y Beatos que dieron su vida como testigos de la fe en Jesucristo el pasado siglo XX y que han sido reconocidos por la Iglesia como Mártires. Se han seleccionado algunos de los diversos grupos.
De los Mártires Oblatos de Pozuelo aparecen dos (señalados con una flecha): el Beato Francisco Esteban o.m.i. y el Beato Cándido Castán, padre de familia martirizado con los 22 jóvenes oblatos.
Ver debajo (Más información) la carta-invitación de Mons. Martínez Camino

miércoles, 25 de marzo de 2015

La Iglesia siempre será perseguida...






Un Padre Carmelita Teresiano (OCD) declaró a favor del martirio de nuestros Mártires. Se trata del P. Alberto (Emigdio) Pacho Polvorinos, que nació en Calaveras de Arriba – Almanza (León) hace 71 años. Sacerdote, religioso profeso, reside en León,  c/ Sta. Teresa, 2, en el convento de los Padres Carmelitas.
La deposición del testigo entrada particularmente sobre su tío Francisco Polvorinos se basa en las referencias de su familia y de los Oblatos supervivientes sobre todo.

La Pintora del cuadro que se desveló en la beatificación, Rosa Mª Lorenzo, antes de plasmar sus retratos sobre el lienzo, se informó a fondo sobre la vida y vivencias de esos jóvenes Mártires (mis niños lo llamaba ella cariñosamente). Quedó impactada por varios de ellos. Uno fue Francisco Polvorinos. En el cuadro quiso plasmar aquella frase suya: La Iglesia siempre será perseguida, pero nunca vencida

lunes, 16 de marzo de 2015

El P. Ernesto declara



Ernesto del Blanco Ormazábal nació en Almanza (León) hace 73 años (a la hora de deponer este testimonio). Reside en Madrid, c/ Diego de León 36bis, Madrid. Declara sobre todos los Mártires Oblato. Resalta la fama de martirio en la Congregación de los Oblatos. Su testimonio se basa en lo que ha visto y oído a los supervivientes a lo largo de su vida, sobre todos durante los años de su formación.
El P. Ernesto, incombustible, sigue al pie del cañón con el coro de la parroquia Virgen Peregrina y con su grupo "Canta y Camina", entre otras muchas tareas pastorles...

viernes, 23 de enero de 2015

El Trienio Oblato y nuestros Mártires



Ha entrado en imprenta el Nº 25 del Boletín  informativo  de  la  Causa  de  Canonización. 
Adelantamos aquí parte de su contenido.

Nuestros Mártires, icono posible para el Trienio Oblato

El año 2016 los Misioneros Oblatos de María Inmaculada celebraremos, Dios mediante, el bicentenario de la fundación de nuestra  Congregación: 1816-2016. Estamos viviendo un TRIENIO de preparación, en sintonía con la propuesta del Capítulo general de 2010: la conversión.
Un corazón nuevo fue el lema de 2014, primer año del Trienio. Nos centramos en la vida comunitaria: “Todos unidos por los lazos de la más íntima caridad, bajo la dirección de los supe- riores, formen un solo corazón y un alma sola”. Esta frase, se- gún san Eugenio de Mazenod, « es  el resumen admirable de toda nuestra Regla de vida». Exigencia de la Vida Consagra- da para esa primera etapa, el voto de castidad.
 Este año, 2015, nos centramos en la formación, un proceso que debe extenderse a lo largo de toda nuestra vida. San Eugenio nos insta a “martricularnos” en la escuela del único Maestro: “Nuestro Señor Jesucristo escogió a algunos apóstoles y discípulos que él mismo formó en la piedad y los llenó de su Espíritu”. De ahí el lema de este año: Un Espíritu Nuevo, incidiendo en la vivencia del voto de pobreza.

martes, 20 de enero de 2015

Mi hermano “Clementín”




Maruja habla de su hermano “Clementín”


Evocamos de nuevo al mártir Clemente Rodríguez Tejerina. Es el Benjamín del grupo de los Mártires Oblatos: 18 años. Había comenzado el noviciado a la edad de 17 años. Era lo normal entonces. Termina ese año de formación religiosa y hace la primera oblación o primeros votos temporales en Las Arenas (Vizcaya). Acto seguido  pasa a Pozuelo de Alarcón (Madrid) para estudiar filosofía y teología a fin de prepararse a la ordenación sacerdotal e irse después a misiones. Apenas había terminado su primer año de filosofía cuando, en su propio convento, fue hecho prisionero con toda la comunidad oblata. Fue la primera estación de su viacrucis. Seguirán las otras: Dirección General de Seguridad, casa provincial, clandestinidad, Cárcel Modelo, Cárcel de San Antón (colegio de los PP. Escolapios transformado en prisión) y por fin el Calvario en Paracuellos de Jarama. Pero dejemos que otra de sus hermanas nos lo cuente.